Sobre la realidad

Amor eterno. Foto de Mayte Durá Galiana
El arte de crecer en pareja. PNL para el Amor y la Sexualidad
02/01/2016
¿Para qué la PNL?
07/01/2016

Sobre la realidad

Por Marcel Genestar

El marco conceptual de la Programación Neuro-Lingüística (PNL) nos propone distinguir entre aquello que nuestros sentidos pueden verificar y lo que no admite comprobación.

Una frase como “está lloviendo” se puede comprobar muy fácilmente abriendo la ventana y sacando la mano fuera; para quien sospeche que pueda ser un truco, como en las películas, y piense que alguien está regando desde el piso superior, puede salir a la calle para hacer la comprobación. Al final, de manera más o menos laboriosa, podremos comprobar si la afirmación es cierta o no.

En cambio, imaginemos que partimos del mismo hecho verificable (está lloviendo) y alguien dice “hace mal día;”. ¿Lo podremos comprobar?. Para la persona que tiene un bar con terraza al aire libre, posiblemente es un “mal día”; en cambio es muy probable que sea un “buen día” para quien vende paraguas o para una persona que se dedica a la agricultura.

Las frases que admiten verificación decimos que se hallan basadas en evidencias sensoriales, mientras el resto reciben un nombre un tanto provocador y son llamadas “alucinaciones”. Este nombre procede de la idea de que es algo que está sólo en nuestra mente y no en eso que llamamos realidad externa.

IMG_3541En todo este artículo vamos a considerar el fenómeno de nuestra percepción del mundo exterior como observadores, obviando el hecho de que “yo” (el propio observador) formo parte de la realidad observada y todas las consecuencias que se derivan de ello. Para enmarcar algo más el asunto, diremos que vamos a movernos en los límites de la cibernética de primer orden, aún sabiendo que hay una cibernética de segundo orden. Ver http://es.wikipedia.org/wiki/Cibern%C3%A9tica_de_segundo_orden

Volviendo al tema de las afirmaciones de base sensorial, quiero señalar que en nuestro entorno socio-cultural abunda mucho el pensamiento basado en ideas o conceptos abstractos. Este tipo de pensamiento se nutre de generalizaciones sobre como es (o ha de ser) el mundo y las personas y atribuye un significado incuestionable a las cosas que la gente hace y dice. Al tratarse de un proceso estrictamente intelectual, no necesita contraste con la realidad externa y si llega a ocurrir ese contraste es para afirmar que la realidad externa está equivocada.

Este estilo de pensamiento crea mundos estancos en la mente de cada persona. Cada cual tiene su conjunto de “verdades absolutas” que usa a veces como armas de fuego contra otras personas. Sin ni tan siquiera considerar la posibilidad de que la propia “verdad” no lo sea.

Sin embargo, es posible elegir otra forma de pensar. Sin necesidad de renunciar totalmente al pensamiento basado en ideas o conceptos abstractos, podemos también incluir otro tipo de pensamiento: el que se organiza sobre evidencias sensoriales.

El pensamiento de base sensorial se nutre de lo que captan nuestros sentidos (vista, oído, olfato, gusto y tacto). Y distingue cuidadosamente eso que es verificable de lo que no. Entonces, desaparecen las ideas preconcebidas sobre como son o han de ser las cosas, desaparecen los significados inequívocos sobre la realidad externa y se abre un nuevo mundo de comprensión y acercamiento a los demás.

Al mismo tiempo, nos permite reconocer lo limitado de nuestra capacidad de observación. Cuando fijamos la atención en algún elemento, otros quedan fuera de nuestro campo de conciencia; es inevitable.

Para que nos hagamos una idea del enorme alcance del cambio que supone adoptar estas ideas, quiero terminar proponiendo un simple juego de observación.

Aquí vamos a observar una serie de imágenes estáticas; quiero señalar que nuestra realidad suele ser dinámica.  Es decir, mientras en este sencillo juego tenemos la posibilidad de detenernos, mirar, volver a mirar, etc. nuestra realidad cotidiana es fugaz.

señora vieja

Observa esta imágen. Quizás alguna ya la conoces. En todos los casos, la imagen te permite “ver” más de una cosa. De todos modos, “ver” una de esas cosas te impide ver también la otra.

 

Insisto, es un juego. ¿Qué ves en cada caso?

 

 

 


 

 

 

Marcel Genestar
Marcel Genestar
Formador PNL. Miembro didacta de la AEPNL (Asociación Española de PNL). Fellow Member Trainer de la IANLP (International Association for NLP). Coach reconocido por la International Association for NLP.

Comments are closed.