Te veo hij@. Entrega2

te veo hijo primera entrega
Te veo hij@. Entrega1
30/01/2019
el abrigo para el nuevo rol
Te veo hij@. Entrega3
13/02/2019
Mostrar todo
Tiempo para Educar. Te veo hijo

Te veo hij@. Entrega2

Te veo hij@.

Más allá de las etiquetas y de los diagnósticos

¿Cuándo empezar a educar?

Quizás sea la pregunta más frecuente cuando nos encontramos con un bebé en nuestro regazo. Al menos es la pregunta que yo me hice en mi primer embarazo y la que he oído multitud de veces en mis talleres y sesiones personales.

A mí me gusta contestar con otra pregunta: ¿Sabes de cuánto tiempo dispones para modelar e influir?

Ganaríamos mucho todos  si nos diéramos cuenta que cerca de los 10 años, ya tienen su personalidad bien definida, formadas sus creencias base, gustos, ya han alcanzado a tener una buena pila de valores y empiezan a tener una idea de la persona que quieren llegar a ser. Su programación Neurolingüistica básica funciona a las mil maravillas y ya tiene millones de comportamientos entrenados y tienen experiencia de todas las Emociones. Su Mapa de estados emocionales está establecido.

Así que: ¡Ánimo! Tenemos tiempo hasta los 10 años para entrenarles en hábitos, consolidar valores familiares, rodearles de Amor, paciencia, algún grito que otro y risas, lloros, abrazos, juegos, horarios, etc.

¿Y a partir de los 10? Toda una vida por delante para acompañarles en sus sueños y que descubran todo su potencial. Tu trabajo de entrenar hábitos y comportamientos saludables, ya está realizado, aunque es posible que sólo a los 21, o más tarde, empieces a ver los resultados. Así que tranquilidad, si lo hacía a los 10, es bastante probable que lo incluya en su vida adulta.  Empieza tu rol de Mentor para consolidar Valores.

A partir de los 10, ya saben moverse en el entorno familiar, las creencias y valores que allí se han establecido y necesitan explorar otras formas de entender la Vida. La curiosidad respecto al exterior es el camino hacia la etapa adulta. Buscan en los amigos nuevas experiencias que les aporten otros puntos de vista y poner en marcha todo lo necesario para saber compartir con otras personas.

Y llega la, para muchos adultos,  temida adolescTe veo hijo. Adolescenciaencia; sin embargo, es la etapa más maravillosa que tienen nuestros hijos para consolidar su personalidad y desarrollar las capacidades y habilidades que les permitirán tener una vida independiente. En esta etapa definen su jerarquía de Valores, que determinarán la dirección de cada uno de sus movimientos. Marcarán a fuego en su interior “lo que es importante para ellos”.

Muchos adultos no saben que la etapa adolescente de sus hijos suele coincidir con cambios en ellos mismos. Suele ocurrir que en una familia están todos adolescentes…. Hijas, hijos, la madre y el padre…. Todos viendo cómo se transforma su realidad individual y eso provoca una revolución donde todo el mundo actúa como si estuviera en un barco a punto de naufragar y muchos se lanzan al agua en un “sálvese quien pueda”.

Encontré una clasificación de las etapas de la vida vista por los griegos donde se aprecia claramente esta coincidencia de búsqueda en las etapas. Cambios en los hijos hacia la Vida adulta y cambios de los Adultos hacia la Madurez.

  • 0-7     Tiempo de la vida fantástica
  • 7-14    Tiempo de la Imaginación
  • 14-21  Adolescencia
  • 21-28 Logro de la fase vital
  • 28-35 Consolidación y resultados de la fase vital
  • 35-42 Segunda pubertad, re-orientación de objetivos profesionales
  • 42-49 Maníaco Depresivo
  • 49-56 Lucha contra la decadencia
  • 56-63 Sabiduría
  • 63-70 Segunda Juventud

Hacía los 35-40 años muchas personas se plantean algunas de estas preguntas:  “¿Es esta la Vida que quiero? ¿Es este el trabajo de mi Vida? ¿Esto es todo?” Hoy mismo me ha llamado una persona con 40 años con el deseo de efectuar cambios en su vida, empezando por aclarar sus pensamientos y priorizar sus necesidades.

Tenemos, por una parte, adolescentes despertando al Mundo y, por otra, progenitores buscando una Nueva dirección en su vida. En esta situación ¿es posible la comunicación? Todos bajo el mismo techo, unos buscando la revolución de su independencia y los otros buscando reencontrarse.  Os aseguro que puede llegar a ser  ¡muy entretenido!

Según la clasificación de los antiguos griegos, los adolescentes están  más cerca de los abuelos que de los progenitores.  Así que aprovecha esta cercanía como ayuda puntual, en algunas ocasiones que la comunicación se vuelve rara y los adolescentes necesitan ser escuchados

¿Cómo evoluciona nuestra neurología?

El Dr. Bruce H. Lipton, en sus libros sobre la Biología de las creencias y la Biología de la transformación, ha explicado muy bien estos procesos.

Yo os lo voy a contar de tal modo que con pocas frases queden claros los motivos para entrenar hasta los 10 años.

Hasta los 6 años, los peques graban sus percepciones directamente en el inconsciente. Sin filtros ni discriminación y sin poder de decisión.  Es una forma rápida de aprender y adaptarse al medio. Las ondas cerebrales que actúan en este periodo son las Delta y Theta, permitiendo al cerebro convertirse en una esponja que absorbe las creencias fundamentales sobre la forma de ver el mundo en el entorno donde se va a desarrollar.  Desde los primeros estadios del embrión, permiten conectarse con las vivencias de la madre y luego con el entorno desde el nacimiento.

Aprender como peques. foto de Mayte Galiana

Aprender como peques. foto de Mayte Galiana

Pasamos nuestra primera etapa recogiendo datos y mezclando la imaginación con la realidad. Todo entra para permitir crear nuestra forma de estar en el espacio-tiempo que nos toca vivir. En nuestro cerebro se expanden y aumentan las conexiones neuronales. Sin filtros, aprendemos a caminar en menos de dos años, nos adaptamos al entorno y podemos llegar a aprender entre 5 a 10 palabras diferentes por día, adquirir habilidades y destrezas que luego podremos entrenar para la música, deportes, la creatividad etc.

El coste de este aprendizaje en plan bestia es la falta de filtros. 

Cuidado: si tienes creencias limitadoras o la sociedad de la que procedes es muy cerrada, estarás pasando a tu hijo todas las creencias del entorno a través de ti.

A partir de los 6 años empiezan a tener más actividad las ondas cerebrales  Alfa. Es la fase del aprendizaje a través del procesamiento consciente. ¿Es casualidad que sea la época donde empiezan los estudios primarios?

El pensamiento analítico consciente comienza con la entrada en juego de las ondas cerebrales Beta cerca de los 10 años. Aparecen casi de golpe y porrazo.  Un día eres lo más del mundo y al instante siguiente entran en juego estas onditas tan monas, las Beta, y ¡zas! bajas de escalafón y pasas a ser de lo peor del universo, sólo porque el cerebro de tu descendiente empieza a “pensar”, “evaluar” y, en definitiva, empieza a criticar.  Y… ¿dónde mejor que en casa para ponerlo en práctica?

¿Ves por qué podemos educar hasta los 10?  A partir de que las ondas Beta inundan el cerebro de nuestros hijos todavía podemos modelar y crear experiencias….. aunque… luego, cada uno de nuestros movimientos será evaluado y sopesado… así que tranquilos… tocan cambiar incluso de nuestro rol en la educación, revisar qué es importante en esta etapa y posicionarnos de forma diferente.

¿Quieres que sean adultos independientes y sepan decidir y elegir?  Pues bendice las ondas Beta.  Entrenarlas en la adolescencia les convierte en  adultos  con mayor capacidad de decisión, autoresponsables y más felices.

En los hogares donde hay Amor, Reconocimiento y Alegría, tienen la base esencial, el entorno adecuado para que los hijos crezcan viviendo y sintiendo la motivación que les facilita reconocer y desarrollar lo mejor de sí mismos. Y no importa si nos equivocamos, lo importante es que no dejes de ser Tú y que permitas que tus hijos sean ellos.

En resumen:

Es como si te ofrecieran un ordenador único en el mundo con el permiso de instalar determinados programas en los 10 primeros años.

El ordenador tiene una particularidad y es que después de ese período de 10 años, se habilita un programa que le permite instalar, quitar o mantener en stand by otros programas de forma autónoma. La administración es interna, depende exclusivamente, de ellos. A partir de ese momento, sólo tenemos permiso para acompañar, que no cambiar, la versión independiente del ordenador. Intentar cambiar los programas del ordenador en la pre-adolescencia sólo trae atascos y bloqueos en los programas que pueden hacer algo medianamente bien y al mismo tiempo dejar de funcionar adecuadamente y con buen rendimiento los que ya existen.

Empecemos por el principio.  Hay un momento clave en la educación de nuestros hijos ¿qué momento es ese?

Soy madre, soy padre

Te invito a que vayas al recuerdo de tu primer embarazo o de tu primera adopción. Cierra los ojos y deja que aparezca ese momento. ¿Cómo es? ¿Qué sientes? ¿Qué pensamientos aparecen?

Mi momento es divertido. Tanto decirme los médicos “No te quedes embarazada” después de una operación de huesos en el pie derecho, que sin darse cuenta crearon el pensamiento contrario.  Me obsesioné por quedarme embarazada… Más me lo decían, más crecía en mí la idea de ser madre.  Y  no era el momento idóneo, pues estaba en 5º de Biológicas en la Universidad.

Daniel Wegener, psicólogo social de Harvard, llamó a los temas prohibidos “error irónico”, ya que cuanto más piensas en la prohibición, más creas ese pensamiento en tu cerebro.  Eso ocurre sobre todo en las indicaciones formuladas con No + verbo prohibido.  ¡En fin! que la prohibición terminó siendo tan efectiva que a los 6 meses de la operación estaba embarazada.

Volvamos a un instante antes de iniciar este nuevo trayecto de tu viaje: Tus pensamientos están llenos de proyectos, amigos, trabajo, objetivos, sueños personales y de pareja si la tienes.

Embarazados. te veo hijo

dibujo de Mayte Galiana

Todo eso cambia rotundamente en el momento que contemplas con los ojos abiertos y sin pestañear cómo la orina va subiendo por el test impregnando las hormonas, el tiempo se paraliza y tus manos frías sostienen agitándose hasta que aparecen dos rayas en el  test de embarazo. Eso si  dos rayas es +.  Vuelves a mirar por si ha desaparecido la segunda raya, pero permanece sólida y compacta.

 

¡¡Embarazados!!

Felicidades ¡Eres madre!

Felicidades ¡Eres padre!

Y el simple hecho de pensarlo hace que tu Mundo interno se tambalee.

Entra en tu identidad un “algo” que desconoces porque nunca lo has experimentado. Se supone que sabes lo que es ser padres, porque has visto en tu entorno, tíos, abuelos, películas, etc… Pero la realidad supera la ficción y….

Soy Madre

Soy Padre

Hace que todo tu ser entre en alerta pero a alto nivel, tipo amenaza total, desintegración del sistema de autenticidad. Saltan alarmas de luces intermitentes y sonidos de sirena de peligro inmediato. Dudas, temores acerca de tu cualificación para el nuevo rol. Preguntas ¿lo haré bien? ¿Sabré? Afirmaciones del tipo “No estoy preparada o preparado”. O planteamientos sobre la disponibilidad económica, compaginar trabajo y pasatiempos, etc.

Buscas en tu circuito neurológico y ¡claro!, no hay experiencias ni nada parecido de las que puedas decir “Fiables”.  Sí, de pequeños hemos jugado a papás y a mamás, tenemos las experiencias vividas en nuestra infancia en nuestro subconsciente, hemos visto cómo nuestros padres o parientes cuidan de sus hijos, películas familiares. Pero no nos lo han enseñado en clase ni en los libros, ni nos lo ha dicho un experto científico.

El cerebro lógico descarta inmediatamente toda la información almacenada durante años y bloquea el acceso a un montón de aprendizajes inconscientes. Toda la información que parte de la propia experiencia es considerada inútil o no válida, ya que la sociedad en la que vivimos nos ha enseñado a “no fiarnos” de la intuición (parte del aprendizaje inconsciente) y sólo considera válida la información de expertos o de personas con alta cualificación.

¿Y eso que representa?

Necesitamos urgentemente colocar archivos neurológicos de lo que significa

soy madre

soy padre

Y recurrimos al exterior. De ahí el éxito de libros y enciclopedias que hablan de lo que va a significar ser padre o madre.

Desde el punto de vista de nuestras programaciones, las palabras que emitimos en estos momentos ya pueden estar marcando un camino en nuestro posicionamiento frente a la nueva realidad. Tenemos un ejemplo claro de lo que podemos estar organizando en nuestro entorno, solo por el hecho de decir:

“estoy embarazada”, “mi pareja está embarazada” o “estamos embarazados”.

Durante muchos años he impartido charlas sobre sexualidad a adolescentes y jóvenes. El tema del embarazo empezaba de una forma un tanto peculiar. Pedía a todos los presentes imaginaran que había un embarazo gracias a ellos y uno a uno, chicos y chicas, les hacía decir “estamos embarazados”.

Aunque la resistencia a hablar de esta forma era patente, y muchos decían que el embarazo es cosa de la chica (sin importar el sexo), al final de la sesión un comentario habitual era que, al pronunciar la frase en voz alta, algo en su interior había cambiado en cuanto a la visión del embarazo y sensación respecto a la responsabilidad que ahora daba ese nuevo significado.

Los chicos manifestaban que desde el momento que decían “embarazados”, se daban cuenta de su implicación, y  ya no podían sentir que eso es cosa sólo de mujeres,  pues percibían la responsabilidad de su acción. Lo mismo pasaba en las chicas que expresaban una sensación de alivio al expresarlo en plural y no de algo que les iba a “tocar sufrir” sólo a ellas (estas eran sus palabras) ¿Cuál eliges tú?

Si algo he aprendido desde la PNL es:

  • Todo está bien
  • Las palabras crean realidades

No importa lo que elijas, siempre y cuando sea lo que quieras crear. Elijas lo que elijas, en tu interior empiezan a ocurrir cambios en todos los niveles ya que afectará a tus pensamientos, a la relación de pareja si la tienes, a tu entorno y la distribución de tu tiempo.

Un nuevo rol entra a formar parte de lo que eres tú: madre/padre.

En los últimos años he trabajado con personas para fortalecer sus Creencias y Valores ante esta nueva realidad, consolidando el nuevo rol para ser más Totales.

Yo tuve la suerte de pasarme mes y medio en el hospital para prepararme de alguna forma.  De la misma manera, cuando me dijeron que iba a ser abuela, trabajé en la manta de mi nieta y con cada puntada me decía “yo soy la abuela, ahora la madre, es mi hija” y de esta forma me fue fácil dejar claro a mis programas que tenía otra función en el rol familiar.   Aceptar esto, representa crear un Yo más amplio, más Total.

De alguna forma, es interesante y productivo entrenar los nuevos roles para comenzar la experiencia desde algo conocido.   Te aseguro que para tu programación es más fácil, de lo contrario seguirás haciendo lo ya conocido, sea útil o no en la nueva situación.

 

Ir a: Te veo Hijo. Entrega 1

Próxima entrega: miércoles 13 de febrero

Capítulos:

  • El abrigo que nos ponemos

  • ¿Qué nos hace especiales como especie

  • La historia de una madre que se quitó el abrigo para educar

Mayte Galiana
Mayte Galiana
Formadora PNL. Miembro didacta de la AEPNL (Asociación Española de PNL). Fellow Member Trainer de la IANLP (International Association for NLP). Máster en Hipnosis Ericksoniana con PNL / Máster en PNL y Salud. Coach wingwave.

Comments are closed.